El lobo pide a cuatro caperucitas que se vayan con él. Sólo una de ellas le dará la respuesta correcta para que no se la coma.