Toda persona posee en mayor o menor medida un sentimiento musical innato.

De la iniciación adecuada del niño en este campo depende en gran parte que el don recibido se convierta en auténtica sensibilidad musical.

El niño desarrolla su oído rápidamente: aprende a distinguir las voces que le rodean y los sonidos de su entorno con asombrosa exactitud.

A partir del año y medio aproximadamente comienza a aprender los primeros juegos rítmicos, palmas, balbuceos… Es en este estadio o proceso cuando debe empezar su educación musical de forma sencilla y amena, sin olvidar el desarrollo integral del niño.

Sus movimientos (correr, saltar, etc.) y los sonidos que emite (gritos, risas, etc) forman parte de todos los juegos infantiles y son a la vez elementos musicales. El sentido del ritmo, la coordinación de movimientos (psicomotricidad) y la capacidad de una correcta entonación, son objetivos a lograr que pueden ser la base no sólo de una sensibilización y conocimientos musicales, sino que pueden tener su influencia positiva en toda la circunstancia vital del niño.

El presente libro contiene una amplia selección de canciones populares que pertenecen a diversas épocas y regiones de España; se trata de iniciar al niño en la lectura musical o, en términos más amplios, en el camino hacia un conocimiento riguroso y científico de la Música…

Este método es el resultado de la experimentación y aplicación didácticas llevadas a cabo con nuestros alumnos. Aunque la metodología didáctica a aplicar en cada canción la explicamos detalladamente en el manual o guía de este mismo título, en síntesis, los pasos o denominador común de todas ellas queda resumido en los siguientes puntos:

El profesor deberá tararear cada canción utilizando una sílaba sonora (por ejemplo, "La-La-La" ) o bien hacer escuchar a los alumnos la grabación de la canción.

Una vez familiarizados con la melodía, el profesor incorporará el texto correspondiente.

Llegados a este punto, la siguiente fase consistirá en explorar rítmicamente la canción así como el valor musical de los colores utilizados; estos colores, aunque para idénticas notas, han sido variados en cada canción con el fin de no identificar al niño reiteradamente con el binomio nota-color, sino hacerle sacar sus propias conclusiones en cada unidad.

Un homenaje a Cristina Alcalá-Galiano y a Marianne Braun. Nos encanta este método, por lo innovador y puntero en la educación musical.